Durante esta semana, la curiosidad de muchos fue provocada por el video viralizado de “Charlie, Charlie, are you here?” (“Charlie, Charlie, ¿Estas aquí?”). Esto se trata de una invocación de un espiritu (Deuteronomio 18:11-13) –¿Es algo condenado por la Biblia? ¿Una puerta de entrada del maligno a nuestro cuarto? ¿Casa? ¿Familia? Curiosamente, el video es “solo” una promoción de una nueva pelicula de terror que seré estrenada en Julio de este año. En otras palabras, esto fue solo una brillante estrategia de marketing, un simple juego. ¿Será así? Indudablemente, no.

Por detrás de ese simple “juego” está el enemigo de Dios, intentando ingresar en tu vida. Jóven, esto no es sensacionalismo, ser aburrido o ingenuo al tomar las cosas muy en serio. Esto es ver las cosas de acuerdo a la Biblia. Experimentar las tinieblas no nos hace inmunes y resistentes a ellas, sino que nos alejan del Señor y nos debilita espiritualmente. Es natural que nos guste descrubrir cosas nuevas o aparentar ser audaz en frente de nuestros amigos, o simplemente participar de un desafío que se hizo una tendencia en el internet. Pero, ¿cuál es el resultado de invocar el nombre de un muerto? ¡La propia muerte! ¿Estás preparado para enfrentar el mundo de las tinieblas y sus consecuencias?

Estamos en medio de una gran lucha espiritual (Efesios 6:12), en donde no podemos ignorar las repercusión que nuestras decisiones puedan generar (1 Pedro 5:8). Fuimos comprados por la sangre del Señor, somos hijos de luz y debemos temer involucrarnos con todo aquello que engendra tinieblas (2 Pedro 2:20-22), aunque aparentemente sea sólo un “juego” (sea el lápis, vaso o el compás) con explicaciones científicas. Discernir es un principio que utilizaremos durante toda nuestra vida, y especialmente frente a practicas oscuras y el esoterismo. El enemigo es abilidoso y astuto. Él conoce nuestras debilidades. Tambien sabe como aproximarnos, siendo muchas veces por metodos inofensivos, envolviéndonos en su esquema maligno. Sin embargo, como jovenes fuertes y activos, como la generación que traerá al Señor de vuelta, debemos identificar y huir del engaño de Satanás.

No es malo ser curioso, pero debemos ser cuidadosos con aquello que buscamos; puesto que un pequeño desvío puede generar consecuencias irreparables. Fue así con la caída del hombre, cuando Eva curiosamente  comió del fruto prohibido por el Señor (Genesis 3:6); también, fue así con los setenta hombres de Bet Shemesh, que fueron muertos por mirar dentro del arca (1 Samuel 6:19). Es decir, debemos discernir el fin del porqué buscamos determinada información, o el porqué practicamos cierto acto: si es para la edificacion de la Iglesia, y nuestra, entonces tal curiosidad es positiva (Salmos 111:10; Proverbios 3:13), pero si son para destruirnos, alejarnos del Señor, questionar las restricciones que están en la palabra de Dios, ésta no será saludable y deben ser firmemente rechazadas.

Si fuesen para invocar el nombre del Hijo de Dios ¿El efecto seria similar? ¿Por qué las cosas de Dios son “anticuadas”? ¿Por qué es lo desconocido genial y emocionante? ¿Será simplemente por que es misterioso? ¿O por qué queremos respuestas rápidas? Muchos se avergüenzan cuando invocan el nombre del Señor Jesús. Sin embargo, cuando sale un video en internet, mostrando que buscar al espiritu Charlie es genial, ellos lo hacen sin vacilar. ¿Por qué pedirle consejos a Charlie? ¡Tú puedes ser aconsejado por Dios mismo! “Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” (Jeremías 33:3). El problema es que nos gustan las respuestas inmediatas, pero las cosas de Dios no siempre son así. Muchas veces el Señor necesita primeramente trabajar en nosotros para mostrarnos algo, otras veces no oímos Su hablar por no tener la actitud apropiada. Satanás se aprovecha de nuestra impaciencia ofreciendo soluciones rapidas para engañarnos.

En todo el universo, hay solo un nombre que debe ser invocado, y ese es el nombre del Señor Jesús. Él es el único que salva y liberta (Juan 10:10). Cualquier otro nombre es una trampa, que ciertamente dañará. Además, cualquier que intercambia el nombre del Señor se enfrentará a la determinación del Padre directamente (Hechos 4:12).

Joven, te amamos y te cuidamos, porque nosotros fuimos amados y cuidados, es por eso que contiuamos perseverando. La verdad es que el mundo nos oprime cada vez más, e intenta ofrecer cosas condenadas por Dios como común, que son absolutamente desastrosas para la vida espiritual. Ahora te invitamos a invocar “¡Oh Señor Jesús!” y a experimentar todos los beneficios que Él puede traer a su vida. Acuerdese que en todas las situaciones de su vida, puede pedirle consejos a Él. ¡Jesús desea hablar contigo!

Queremos encerrar orando juntos:

“¡Señor Jesús! Te damos gracias, por que tu amor permanece e insiste en traernos de vuelta a ti. Señor reconocemos que hemos pecado y muchas veces hemos sido insensibles al Espiritu, con una consciencia cauterizada y vulnerable a los ataques del enemigo. ¡Señor, pedimos por Su sangre restauradora! Lávenos con ella y purifíquenos de todo pecado y de toda insensibilidad. ¡Quiebre toda atadura – queremos ser libres en ti! Señor Jesús, nos arrepentimos y consagramos nuestra vida a Ti. Te aceptamos Señor como nuestro Salvador y declaramos nuestro amor por ti. Guardanos cubriéndonos con Su sangre. ¡Oh Señor Jesús! ¡Jesús es nuestro Señor!”.

Traducción del artículo “Cuidado com Charlie!” (Blog Eu vos Escrevi)

Português

English

Anuncios