En una carrera de postas hay varios corredores: uno empieza corriendo, mientras otros están a lo largo del camino, a la espera de la posta. Ellos están preparados para recibirla y seguir la carrera. Todos tienen el mismo objetivo: ¡ser los ganadores! En esta carrera, no existe la posibilidad de estar solo; uno necesita del otro, porque mientras se acercan al final de su ciclo, los corredores tienen que pasar la posta a los que están más adelante y que continuarán la carrera.

Nuestra carrera cristiana también es así (Hechos 20:24). Muchos cristianos corrieron durante siglos para que la Palabra de Dios llegue hasta nosotros, cambie nuestras vidas y  nos genere una reacción. Muchos están corriendo hace décadas con la visión de llevar la Palabra a fin de salvar a las personas. Es muy común, sin embargo, que aquellos que empezaron la carrera, no sean los mismos que estén corriendo hasta hoy. La posta pasó de generación en generación para que hoy pudiera llegar a tus manos.

La posta pasó de generación en generación para que hoy pudiera llegar a tus manos.

Te advierto: una serie de situaciones puede suceder en esta carrera. Una de ellas es la posibilidad de lesiones. En ese momento habrá debilidad y pensamientos malos. Y así, llegará el momento de tomar una decisión, que tendrá que ser rápida, ya que la carrera continúa. Por lo tanto, persevera y avanza corriendo, porque ¡Dios te ayudará!

Otra situación es la aparición de personas que intentarán sacarte de la carrera. En ese momento, si fallas, corres el  riesgo de no poder continuar más. ¡¡¡Pero persevera!!! Dios enviará a alguien para ir contigo hasta el final de este viaje.

Joven, ten el coraje necesario para seguir adelante porque el Señor será tu apoyo y te llevará en gloria y honor (Dt 20:4). Además, hay una nube de testigos a nuestro lado, que miran nuestra carrera y desean que seamos vencedores. (Heb 12:1)

¡Continúa! ¡Avanza! Se te está pasando la posta. Prepárate para recibirla. ¿La has recibido? No vas a renunciar ahora. La carrera continúa, tú eliges. ¡La posta está en tus manos! ¡Persevera!

Se te está pasando la posta. Prepárate para recibirla. ¿La has recibido? No vas a renunciar ahora. La carrera continúa, tú eliges. ¡La posta está en tus manos! ¡Persevera!

Texto inspirado en la conferencia Conferencia de Jóvenes en Río de Janeiro en los días 3, 4 y 5 de abril de 2015.

Traducción del artículo “O bastão está em suas mãos! Persevere!” (Blog Eu vos Escrevi).

Português

English

Anuncios