¡Hola, joven! Estamos llegando al final de nuestra serie. En este momento tenemos una mezcla de sentimientos: alegría, porque estamos completando una serie más de artículos, que creemos te han ayudado mucho; y tristeza porque está llegando a su fin. ¡Pero tranquilo, aún tenemos algunos textos más de esta serie que podremos disfrutar!

En nuestra publicación anterior, abordamos el asunto: Redes Sociales – Como utilizarlas para Dios y ser tú mismo. Si aún no lo leíste, pues te recomiendo que lo hagas. Nosotros, como cristianos, necesitamos estar atentos todo el tiempo, pues las redes sociales nos ayudan a tener una vida social más amplia y de mayor contacto con las personas.

En este texto hablaremos sobre el yugo desigual, un asunto muy importante.

¿Qué dice la Biblia sobre el yugo desigual?

Una característica excepcional de la sociedad en que vivimos es que: en todo momento estamos comunicándonos con personas de todo tipo y lugares. Nosotros, como cristianos, debemos estar atentos con las personas con quienes tenemos contacto, sino, corremos el riesgo de desarrollar una relación en yugo desigual.

Una relación en yugo desigual es peligrosa, especialmente cuando adopta la forma de una relación amorosa. Las relaciones amorosas en yugo desigual perjudican nuestro vivir con Dios, pues esas personas con quienes nos relacionamos…

  • Son incrédulas y, además de no creer, también se burlan y desprecian la existencia de Dios.
  • Son creyentes, pero no tienen un vivir consagrado como el nuestro.

Estas dos situaciones ejemplifican el yugo desigual.

Antes de que hablemos sobre qué es el yugo desigual, lee 2 Corintios 6:14-18, que es el texto bíblico en el que Pablo presenta este asunto:

¨No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?  ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?  ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.¨

Somos hijos de Dios y necesitamos estar atentos con quien nos relacionamos. Nuestro propósito es estar en igualdad de yugo, o sea, estar al lado de personas que poseen la misma meta que nosotros, y que nos animan a proseguir.

Estar en yugo desigual es algo perjudicial para nuestra vida humana y espiritual. ¿Qué tal si nos profundizamos un poco más en este asunto?

¿Qué es el yugo desigual?

En la porción de la Biblia citada anteriormente vemos la expresión ¨yugo desigual¨. Pero… ¿qué es un yugo? ¿Sabes?

Yugo es un pedazo de madera usado para unir dos bueyes u otros animales, uno al lado del otro, para que éstos puedan arar el campo, como se ilustra en la siguiente figura.

Para eso, ellos necesitan estar en armonía, en el mismo ritmo, con la misma meta. O sea, el yugo representa la unión, donde va el uno, el otro lo acompaña, ya que están unidos por ese pedazo de madera.

img-20150809-wa0018-300x171

Me imagino que unir dos animales grandes, como los bueyes, y hacer que sigan la misma dirección y que anden juntos con el mismo objetivo, no debe ser algo fácil.

Ahora, imagina unir un buey a un asno, por ejemplo, o a un caballo. Serían animales diferentes, de diferente especie, creados de manera diferente, cada uno con una función diferente, recorriendo el mismo camino. El buey tal vez esté acostumbrado a arar la tierra, sin embargo para el asno, por ejemplo, eso es algo nuevo.

¿Será que tendrían armonía? ¿Esa unión sería un éxito? ¿El objetivo del asno es el mismo que el del buey?

Ciertamente no tendrían armonía y esa unión no sería un éxito. A eso llamamos yugo desigual.

Un pequeño ejemplo que siempre me ayudó a visualizar de manera más práctica esa cuestión del yugo desigual es el siguiente: imagina que tú, un cristiano, estás encima de un banco de madera y ves a la persona a quien amas en el piso, mirándote. Entonces le tomas de la mano y le dices que suba en aquel pequeño banco contigo. ¿Qué es más fácil? ¿Que traigas a esa persona hacia arriba o que ella te hale hacia abajo? Lo que acontece la mayoría de las veces es que ambos terminen cayendo.

Ese banco puede ser representado como si fuese:

  • Tu vivir en la iglesia hoy
  • Tu comunión personal con Dios
  • Tu disfrute espiritual
  • Tu vivir para Cristo
  • Tu búsqueda
  • El ejercicio de tus dones y ministerios
  • Tu servicio al Señor

Todo eso se puede perder apenas por una relación con personas diferentes a nosotros. Y, estate atento, pues esa persona equivocada, también puede ser una persona cristiana que, inclusive, se reúne en la misma iglesia que tú. No es necesario que sea un incrédulo.

Pero… ¿cómo? Te estarás preguntando ¿aún relacionándome con una persona cristiana corro el riesgo de estar en yugo desigual? Sí…

¿El yugo desigual también puede existir en una relación entre dos cristianos?

Es posible que aun en una relación entre dos cristianos, exista yugo desigual. Basta que uno de ellos no tenga la misma consagración y meta cristiana que el otro. Basta que un cristiano que tiene un vivir espiritual saludable esté junto a otro que no.

Hoy muchos cristianos no tienen un vivir espiritual saludable. Van a las reuniones, cultos, conferencias o retiros, pero no tienen una comunión íntima con Dios, no tienen un vivir consagrado.

Por eso, presta atención a la salud de tu relación con Dios.  Joven, antes de tener una relación humana con alguien, aprende a relacionarte con Dios. Busca, en primer lugar, el reino de Dios y Su justicia, y todas las cosas, inclusive tu futuro conyugue, vendrá por añadidura. (Mateo 6:33).

Joven, cuida tu relación con Dios, y después, busca alguien que tenga una relación saludable con Él. Cuando tú y la persona con quien te relacionas mantienen un vivir saludable en Cristo, entonces, ambos están en igualdad de yugo y la prosperidad en el amor se torna más fácil. #SalDeYugoDesigual.

¿Cómo identificar y cómo salir del yugo desigual?

Para identificar si estás viviendo una situación de yugo desigual, reflexiona si la meta de tu relación es que ambos puedan ser útiles al Señor y reinar con Él. Reflexiona si tú y la persona con quien te relacionas poseen la misma salud espiritual que permite alcanzar tu verdadera meta en esta tierra: vivir por Cristo y ejercer Su autoridad.

Si te encuentras en una relación en yugo desigual, entonces ora al Señor y pídele luz para que te muestre cuál es el mejor camino para salir de esa situación. Entrega tu camino al Señor y deja que la paz que viene de Cristo sea el árbitro en tu corazón. (Salmos 37:5; Colosenses 3:15). Busca, también, la orientación de los líderes de la Iglesia.

Buenas relaciones entre parejas, son construidas en igualdad de yugo.

Una relación amorosa no es algo tan lindo y perfecto como en las películas románticas. La verdad es que una relación amorosa exige:

  • Compromiso
  • Cuidado
  • Responsabilidad
  • Aprendizaje
  • Vencer el orgullo
  • Negarse a sí mismo
  • Ceder
  • Evitar las peleas

Cuando Dios está sobre la relación y la búsqueda espiritual de ambos es fuerte, los problemas se resuelven en la luz del Señor.

Este es el poder secreto de la igualdad de yugo: resolver los problemas de una pareja ante la luz, la vida y el amor de Dios.

Recuerda: si las dos personas que se relacionan buscan al Señor con la misma intensidad, mayor será el crecimiento de vida de la pareja. Al ser guiados por el Espíritu, más paciencia, amor y cuidado serán engendrados. Y, como consecuencia, la relación será fortalecida.

Cuando esa persona tenga la misma meta que tú, que es reinar con Cristo, se tornará tu compañero/a espiritual.  Ustedes se apacentarán, se enviarán versículos el uno al otro, orarán por situaciones y por la vida del uno por el otro, se incentivarán a leer libros espirituales y a alimentarse de Cristo.

Serán compañeros en la tribulación, en el reino y en la perseverancia (Ap 1:9) y tu familia servirá al Señor. Tus hijos e hijas, nietos y nietas, estarán bajo el cuidado del Señor y serán instruidos a tener el mismo vivir y camino que ustedes.

Joven, ora al Señor:

  1. En primer lugar, para que puedas tener una relación firme y estable con Dios; y
  2. Después, para tener una relación con alguien que busque y ame a Dios por sobre todas las cosas.

En nombre del blog “Os He Escrito”, deseo que las relaciones amorosas actuales y futuras de cada joven sean en igualdad de yugo (incluso la mía).

Conclusión

Entiendo que muchas veces la espera parece interminable. Pierdes las esperanzas y las cosas del mundo parecen más fáciles, ¡pero cree que Dios, tu Padre, te ampara! Tal vez hasta te preguntes: ¿Hay esperanza para mí?

… hay esperanza

Y vale la pena tomar posesión de esa esperanza.

Vale la pena esperar. Vale la pena consagrarse al Señor. Vale la pena desarrollar una vida espiritual saludable. Vale la pena tener a nuestro lado a una persona con una vida espiritual saludable. Por eso consagra al Señor todos los aspectos de tu vida, principalmente tu matrimonio.

Ora al Señor para que te enseñe a esperar el tiempo de Dios para que eso ocurra. Recuerda que todas las cosas cooperan para bien de aquellos que aman a Dios (Romanos 8:28) y hasta que ese tiempo llegue, intensifica tu búsqueda del Señor:

  • Sirve en tu localidad,
  • Ayuda a los hermanos y a los jóvenes a tu alrededor,
  • Sé compañero espiritual de alguien.

Cree que todo ya está preparado y haz ese voto de fe al Señor. Todo tiene su tiempo determinado y hay tiempo para todo lo propuesto debajo del cielo (Eclesiastés 3:1).

Dios prueba nuestro corazón haciéndonos esperar. ¡Confía, cree, ten fe! Dios te ama mucho y te dará lo mejor. ¡Lo que es tuyo Dios ya lo separó! No busques algo fuera del plan de Dios. ¡Lo que viene de Cristo es mucho mejor, porque es santo y perfecto! ¡Dios desea para ti una relación en igualdad de yugo!

Querido lector, lee otros textos de nuestra serie:

La importancia de tener amigos en la Iglesia en 8 lecciones y

5 Acciones concretas y prácticas para la conversión de los padres.

Se te gustó este texto, recuerda compartirlo en las redes sociales.

Además, queremos saber tu opinión al respecto de este texto por medio de un comentario en la parte inferior, leemos todos los comentarios y los respondemos en cuanto sea posible. Esperamos tu participación.

Autora: Marina Nascimento

Traducción del artículo “Jugo Desigual – O que é? Por que cristãos devem evitá-lo? – Série ‘Vida Social’ (10)” (Blog Eu Vos Escrevi)

Anuncios