Corrupción política, corrupción en el football, revoluciones y fracciones… ¿Qué sentimientos despiertan en ti? Como cristianos ¿se espera algo diferente de nosotros?

La Biblia nos dice en Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Ante este versículo, muchos pueden pensar que esta es la base bíblica para realizar manifestaciones y todo tipo de disturbios. Romanos 13 nos dice que debemos ser sumisos a las autoridades ya sean buenas o malas (vs. 1), pues están ahí por la voluntad de Dios. Sabemos que la manifestación más poderosa es aquella que se hace de rodillas, lejos de la vista de los demás.

Antes de profundizar en el versículo de Romanos vamos a reflexionar sobre la idea en cuestión: INCONFORMES.

Esta palabra proviene de “formar” que significa: crear, dar forma, hacer cierta configuración a, “tomar el aspecto de”, “la forma de”. Y posee dos prefijos:

Con- conformar: configurar. Ponerse de acuerdo con. Acomodarse, resignarse, someterse.

In- inconformar: que no se conforma ante las adversidades; que no se resigna o somete fácilmente.

Sabiendo esto, volvamos al versículo: “no os conforméis a esta siglo […]”. La expresión “este siglo” aquí se refiere al mundo actual en que vivimos, el cual quiere conformarnos.

¿De qué manera este mundo quiere conformarnos? Diría que es más o menos así: en la infancia, la mayor parte de nuestro carácter es formado por el ambiente en que vivimos y crecemos. Los principales colaboradores en esta formación son los padres. Ellos también reciben ayuda de los líderes, pastores y maestros (Ef 4: 11-12), tutores y curadores (Gal. 4: 1-2) que nos auxilian en lo que necesitamos. Todos ellos nos enseñan lo que podemos o no podemos hacer, lo que es correcto o equivocado.

Al alcanzar determinada edad, algunos empiezan a pensar que los padres no saben de nada y que a los hermanos ni les importa. En ese momento el mundo empieza a entrar sutilmente en nuestra vida, conformándonos a él. La mayoría de las veces, lo que el mundo dice es totalmente contrario de lo que nuestros padres y líderes espirituales nos enseñan y quieren para nuestra vida. Ellos nos dicen que robar no es correcto; el mundo dice que un “caramelito” no le hace daño a nadie. Nos dicen que determinadas fiestas no son aconsejables; el mundo dice que debemos ¡disfrutar la vida mientras seamos jóvenes! Nos dicen que estar con alguien no es correcto; el mundo dice que besar es buenísimo, no hay ningún problema, que esperar es envejecer.

Tus padres y líderes cristianos muchas veces pueden haberte hablado que el sexo sólo será bendecido dentro del matrimonio, entonces el mundo dice “carpe diem”, aprovecha el momento, pruébalo. Nosotros no somos del mundo. Fuimos separados por Dios para ser útiles a Él. Para eso debemos ser inconformes con esta era, jamás permitir que esas cosas que desagradan al Señor se introduzcan en el ambiente en que estamos, que entren en nosotros.

Jamás podemos conformarnos con el pecado que intenta incesantemente apartarnos de Dios (Gn 4:7). No podemos conformarnos con los “grupitos” en nuestro medio, con las divisiones, rebeliones. Todo eso quiere apartarnos del más grande propósito para el cual nos llamó el Señor: crecer en la vida de Dios para gobernar con Él en el mundo venidero (He 2:5-8).

Entonces, ¡vamos a ser inconformes, pero con aquello que vale la pena serlo! Seamos inconformes con el pecado, la rebeldía, la desobediencia y la situación actual del mundo. En fin, inconformes con el diablo, que intenta sutilmente engañarnos y destruirnos para que no seamos útiles en las manos de Dios.

Dar oídos al mundo es el principio de nuestra ruina. Pues cuando atendemos a lo que el mundo dice estamos dando oídos al propio enemigo de Dios (2Co 4:4).

Jóvenes, no escuchen al mundo, porque el mundo entero está bajo el maligno (1Jn 5:19). Si damos oído a las palabras de los hermanos, seremos bienaventurados (Ap. 1:3).

¡Eso es amigos! Espero que les haya gustado y hasta la próxima.

¡Ah! No te olvides de dejar tu comentario para perfeccionarnos en nuestro servicio, compartir e indicar a tus amigos para que más personas puedan ser ayudadas por medio de este texto.

¡Que el Señor los bendiga a todos!

Autor: Marcos Felipe de Oliveira

Traducción del artículo en portugués “INCONFORMADOS” del Blog Eu Vos Escrevi.

Anuncios