En el capítulo anterior de la serie vimos que, para experimentar la vida que vence al pecado, es necesario reconocer que somos derrotados y dejar de intentar, pues en nosotros mismos no hay capacidad para vencer. Pero ahora hablemos del próximo paso para rendirnos: ¡creer que Aquel que es completamente capaz de vencer al pecado, ya venció por nosotros! Utilizamos una analogía futbolística en el texto anterior. Aquel equipo – nosotros mismos – debería irse. Ahora hablemos sobre el equipo que debe entrar en su lugar – Cristo – y cómo sucederá.

Seguir leyendo “CREER |SERIE “LA VIDA QUE VENCE” (3)”