Pasó el examen de ingreso a la universidad y transbordaba de alegría.  El Señor la bendijo y se llenó de gratitud, se consagró nuevamente. En respuesta, ella recibió un llamado. Cruzaría el océano y llevaría la palabra de Dios a otros pueblos. Extraña promesa. No tenía los recursos ni para cubrir los costos del pasaporte. Aún así ella creyó.

Seguir leyendo “PROMESAS”