Las músicas cristianas necesitan tener letras que representen los sentimientos más genuinos, los que vienen del corazón. Las canciones que cantamos en la iglesia generalmente están basadas en las experiencias de hermanos en Cristo y, muchas veces, están inspiradas en la Palabra de Dios: la Biblia. Cuando están basadas en ella, el proceso de componer se da mediante un sentimiento de fe que se apodera de las promesas de Dios escritas en el Libro de la Vida, aun cuando no las vemos en las situaciones cotidianas. 

Seguir leyendo “MI HISTORIA, MI CANCIÓN – FANNY CROSBY”