Buscar

Os he escrito

osheescrito

Categoría

Fe

LOS PUROS DE CORAZÓN VERÁN A DIOS AL REMOVER EL VELO – SERIE LOS PUROS DE CORAZÓN – TEXTO 1 DE 4

Los mejores amigos siempre tienen una buena historia para contar, ¿verdad? Generalmente, cuanto más cercana es la amistad, más detallada es la historia. De la misma manera, todo verdadero cristiano tiene una historia con Dios y sabe exactamente el momento especial en el cual Dios se hizo realidad para él. ¿Y tú? ¿te acuerdas de tu historia con Dios? En esta serie, vamos a darte la oportunidad de tener una nueva historia con el Señor.


“Y dijo Dios: sea la luz. Y vio Dios que la luz era buena”
Gen 1:3-4a

La primera frase de Dios que dijo inicio al universo fue: “sea la luz”. Con esa orden Dios hizo visible aquello que antes era invisible. La luz del primer día aún era insuficiente, abstracta e indefinida. Pero cuando llegó al cuarto día, Dios creo el sol: Una fuerte Luz. Esa luz es creciente. Cuando creemos en el Señor y somos salvos, pasamos a ver día a día un poco más de nuestras impurezas, pecados y buenas intenciones. Éste es el principio de la salvación: reconocer que somos pecadores.

Dentro nuestro aún tenemos una vida egoísta y orgullosa, que va en contra de Dios y que dificulta nuestro servicio para Dios. Si viéramos una fuerte luz sólo una vez, no la soportaríamos. Entonces, poco a poco recibimos esa luz y pasamos a ver nuestra real condición. Descubrimos que necesitamos cada vez más del Señor. Así, esa luz va brillando y pasamos a ver todo lo que no percibíamos anteriormente. Sin embargo, para que eso ocurra, no podemos estar encubiertos de ninguna manera delante de la presencia de Dios, osea, el velo tiene que ser retirado.

 
                Por esa razón es que la Biblia dice:
“Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará”. 
2 Corintios 3:16 
 
Los puros de corazón verán a Dios porque no están encubiertos por nada (Mateo 5:8). Cuando el velo es colocado sobre el rostro de alguien, encubre sus ojos; pero, cuando es retirado, la persona es capaz de ver la luz. El velo está relacionado con el corazón. Un puro de corazón, en la Biblia, hace referencia, principalmente, a un corazón que Dios desea.

 “¿A quién tengo yo en los cielos sino a Ti? Y fuera de Ti nada deseo en la tierra”.
-Salmos 73:25
 
                El velo se refiere a todo lo que buscamos, que no sea el Señor. El universo entero se puede convertir en un velo entre nosotros y Dios.
 
                En el antiguo testamento tenemos el ejemplo de Job, que fue alguien que no percibía sus pecados hasta que Dios resplandeció sobre él. Job nunca había tocado a Dios o visto la luz. Sin embargo, al final de su libro, vemos que él encontró a Dios y le dijo: “De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42:5-6). Joven, ¿por qué el se arrepintió? Porque vio su impureza. ¿Y tú? ¿cómo conoces a Dios? ¿Apenas oyes hablar de Él o realmente Lo has visto con tus propios ojos?
 
                Desde el principio, Dios tiene solamente un propósito: dispensarse a Si mismo dentro nuestro. Por esa razón, Él debe ganar nuestro corazón. Un corazón que ama Dios es muchísimo más precioso y valorizado por Él. Dios desea que el hombre Lo ame y Lo busque. Todos nosotros, que conocemos a Dios, sabemos que Él tiene mucha gracia y misericordia para con el hombre y mucho trabajo para realizar en cada uno de nosotros.

 

PERO… ¿CUÁL ES LA MANERA DE COOPERAR CON DIOS?

 
                 Primero, se trata de ¡nuestro corazón! Si queremos cooperar con Dios y permitir que Él trabaje en nosotros, primero necesitamos volver nuestro corazón al Señor, pues sólo los puros de corazón verán a Dios (Mateo 5:8).

¿Cómo el Señor va a trabajar en personas como nosotros?
Si no lo permites, Él no puede. Si queremos que Él trabaje en nosotros, primero necesitamos que Él nos purifique. Es difícil que Dios trabaje en nosotros si nuestro corazón no está puro. Si nuestro corazón no está adecuado, nuestro foco está incorrecto. 

Pero… ¿y si el hombre no quiere eso?
Ciertamente Dios no tiene camino para hacer nada.

Por lo tanto, dar el corazón a Dios es abrir camino para que Él trabaje. Él no quiere que el hombre use su fuerza, manera o sabiduría; Él sólo quiere el corazón del hombre y eso es la parte más difícil del trabajar de Dios en nosotros.

ALGUNOS TAL VEZ PREGUNTEN: ¿CÓMO SABER SI ESTAMOS CONCENTRADO EN ALGO QUE NO SEA EL SEÑOR? ¿CÓMO SABES QUÉ ES? 

Debemos tener un corazón dispuesto a ser trabajado por el Señor. “Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. Porque el Señor es el Espíritu; y donde esta el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2 Corintios 3:16-17). Como resultado sentiremos esta libertad interior, paz en nuestra conciencia.

Otro problema: si dejamos de recibir la luz por mucho tiempo, perdemos el sentimiento interior y caemos en tinieblas. Y es en ese momento que necesitamos arrepentirnos delante del Señor por nuestra incapacidad de ver la luz. El hombre no entra en tinieblas de una vez. Todos los hombres cuando entran en tinieblas, lo hacen de modo gradual, sin percibir lo que acontece. Es de esa forma inconsciente que el hombre es llevado de poco a poco para algo que no es del Señor. Eso es resultado de la falta de luz interior.

 
Ninguno de nosotros, antes de conocer al Señor era puro en sus pensamientos y emociones; éramos totalmente impuros y malignos por dentro y por fuera. Sin embargo, el Señor vino un día y Su evangelio nos alcanzo. Su voz hizo eco en nuestros corazones, Su Espíritu se compadeció de nosotros y fuimos salvos. El Señor nos rescató y nos separó del pecado y del mal.

De esta manera, si recibimos constante quebramiento delante del Señor, la luz en nosotros brillará cada vez más, y así el velo será removido de nosotros poco a poco.
“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio. y renueva un espíritu recto dentro de mí”. -Salmos 51:10
 

              “Fíate de Jehová de todo tu corazón”. -Proverbios 3:5a

Joven, acuérdate que cualquiera que es insensible a Dios, también es insensible al pecado. Todas nuestras intenciones y pensamientos interiores deben ser confesados, uno por uno. Nadie dirá que estamos equivocados exteriormente, pero por dentro sentiremos eso. El camino de la vida comienza con nuestra confesión. ¿Qué tal orar ahora mismo y pedir que el Señor te muestre todo lo que  impide que Él trabaje en tu vida? Acércate con palabras simples, pero sinceras.

Siempre que un corazón se vuelve a Dios, Él lo valoriza mucho. No te sienta acusado, todos nosotros tenemos dificultades y fallas, pero quiero que sepas una cosa muy importante: Dios te ama. Él quiere ser tu mejor amigo, quiere que tengas muchas experiencias e historias con Él. Él quiere llegar hasta ti, acogerte y abrazarte.

  
    Un corazón que ama a Dios es muy precioso y valorizado por Él.
Éste es apenas nuestro primer texto de la serie “Los puros de Corazón”. Quédate al tanto, acompaña los siguientes posts y principalmente: ¡abre tu corazón para recibir el iluminar del Señor desde ahora! Un abrazo grande y ¡hasta la próxima! ¡Jesús es el Señor!

 

TEXTO INSPIRADO EN EL LIBRO “LOS PUROS DE CORAZÓN” -WITNESS LEE. (EDITORA ARVORE DA VIDA – 126 PÁGINAS).

Autor: Larissa Brito

Traducción del artículo en portugués “OS PUROS DE CORAÇÃO VERÃO A DEUS AO REMOVER O VÉU – SÉRIE “OS PUROS DE CORAÇÃO” – TEXTO 1 DE 4” (Blog Eu vos Escrevi).

Seguir leyendo “LOS PUROS DE CORAZÓN VERÁN A DIOS AL REMOVER EL VELO – SERIE LOS PUROS DE CORAZÓN – TEXTO 1 DE 4”

Anuncios

SEÑOR, TENGO MIEDO DE LA CRUZ

Escribo intentando traducir los sentimientos de mi corazón. Pido disculpas, lector, porque esta vez no te escribo a ti, sino que hago una oración a mi Padre. Sin embargo, quiero que me acompañes en mi Getsemaní. Seguir leyendo “SEÑOR, TENGO MIEDO DE LA CRUZ”

¿SERÁ QUE SOY TAN IMPORTANTE? UN EJEMPLO SENCILLO Y UNA GRAN SORPRESA!

¿Será que soy tan importante? Esa es una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos cuando estamos en una fase en la que no nos sentimos muy importantes y en la cual las personas al nuestro alrededor tampoco nos ayudan a mejorar. ¡Nos sentimos desanimados, inútil y sin valor! Seguir leyendo “¿SERÁ QUE SOY TAN IMPORTANTE? UN EJEMPLO SENCILLO Y UNA GRAN SORPRESA!”

FIN DE SEMESTRE 1: AL BORDE DEL COLAPSO, PERO VIVOS

Sabemos que para los universitarios, junio y noviembre son los meses más temidos. A pesar de que ya tenemos la noción de la ola de trabajos y exámenes finales que se nos aproximan, la mayoría de las veces no nos preparamos con anticipación. Cada inicio de semestre hacemos aquella vieja promesa: ¨¡Este semestre voy a estudiar desde el comienzo!¨, “este semestre voy a ser más dedicado”, “ahora sí”. Todas esas promesas tienen como objetivo no volver a repetir el mismo error del final del semestre anterior. Seguir leyendo “FIN DE SEMESTRE 1: AL BORDE DEL COLAPSO, PERO VIVOS”

PRISIONERA DE MIS PROPIOS SENTIMIENTOS

Antes de todo, necesito explicarte una enfermedad espiritual llamada “introspección”. Esto ocurre cuando consideramos todas las situaciones según lo que sentimos. Los cristianos introspectivos son controlados por el “yo creo, yo siento, yo no siento…”. Siendo así, cuando se sienten bien, piensan que Dios les está preparando algún sufrimiento y al pasar por un día de tribulación creen que “mañana será mejor”. Seguir leyendo “PRISIONERA DE MIS PROPIOS SENTIMIENTOS”

LA PAZ DE CADA DÍA DÁNOSLA HOY

¿Te quedas preocupado porque no sabes qué va suceder mañana? ¿Te sientes muchas veces inquieto, con pensamientos a mil por hora? Todos sabemos que el mundo quiere ocuparnos cada vez más. Muchas veces sería  mejor si el día tuviese más de 24 horas, ¿no es así? Son tantas responsabilidades, metas por alcanzar y deberes por cumplir que se está volviendo común desarrollar crisis de ansiedad. La buena noticia es que podemos encontrar en la Biblia  palabras de consuelo, esperanza y ánimo para los días pesados y malos. Seguir leyendo “LA PAZ DE CADA DÍA DÁNOSLA HOY”

LA CONDICIÓN MISERABLE DEL HOMBRE Y EL PODER DEL EVANGELIO

Querido joven, este texto hablará a respecto de la importancia del hombre para Dios. Veremos lo que Señor pasó para salvarnos y cómo debemos actuar en relación a esa obra. Primero, hablaremos sobre la condición humana y después sobre lo que es el evangelio y su poder. Por último, terminaremos  hablando sobre la necesidad de madurar en la vida espiritual.

Seguir leyendo “LA CONDICIÓN MISERABLE DEL HOMBRE Y EL PODER DEL EVANGELIO”

“Señor, se me acabaron las palabras” (1)

Simplemente no vienen a mi boca. El sentimiento está ahí, es vivo, real y toca profundamente nuestro corazón, aún así no encontramos la manera de expresarlo. ¿Ya te ha ocurrido mientras orabas? Saber lidiar con este tipo de experiencias ciertamente nos guardará de más angustias y ansiedad. Entonces, vamos a descubrir porqué el Señor permite ese tipo de situaciones y cuál puede ser nuestra reacción.  Seguir leyendo ““Señor, se me acabaron las palabras” (1)”

“¿Hay esperanza para mí?” Un libro para quien quiere salir del agujero

“Porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza; Retoñará aún, y sus renuevos no faltarán. Si se envejeciere en la tierra su raíz, Y su tronco fuere muerto en el polvo, al percibir el agua reverdecerá, y hará copa como planta nueva” (Job 14:7-9)

Seguir leyendo ““¿Hay esperanza para mí?” Un libro para quien quiere salir del agujero”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑