Buscar

Os he escrito

osheescrito

Categoría

Fe

VIDA DE DANIEL (2) – !VENCIENDO EN LA CUEVA DE LOS LEONES!

No hay duda de que Daniel era un joven muy bendecido y protegido por Dios, como lo vimos en el texto “La vida de Daniel (1)”. Ahora, continuaremos su historia enfatizando lo que sucedió en la fosa de los leones. Así como Daniel, ¿en cuántas fosas ya hemos entrado y en las cuales el Señor nos ha dado la victoria? ¿Cuántas liberaciones nos ha provisto el Señor? ¡Es sobre esto que hablaremos!

Daniel era un joven lleno de virtudes y esto llamó la atención de los reyes y los hombres de su época. Su vida se resumía en: fe, visión y oración. Él era un joven diferente y esto molestaba a algunas personas, pues él se destacaba entre ellas.

Después de que Daniel interpretó la escritura en la pared, a la cual los sabios del rey lo pudieron interpretar, él fue vestido de púrpura y le colocaron una cadena de oro alrededor del cuello (Dan. 5: 29a). Esto era una promesa del rey para quien interpretase las escrituras. Además, el rey Belsasar lo proclamó como el tercero en el gobierno de su reino (Dan. 5: 29b).

Luego, el rey Belsasar fue asesinado y Darío tomó el trono (Dan. 5:31). Sin embargo, Daniel continuó sobresaliendo. Nadie conseguía opacarlo, ya que en él había un espíritu excelente (Dan. 6: 3b).

¿Puedes entenderlo? Cuando vivimos por fe, lo imposible se hace posible, porque Dios se convierte en nuestro intercesor. ¡Él nos proporciona todo! ¡Daniel es un gran ejemplo para nosotros!

Como era un joven diferente, los gobernadores y sátrapas del reino buscaban alguna ocasión para acusar a Daniel en lo concerniente al reino. No obstante, ellos no pudieron hallar nada en contra de Daniel porque él era fiel y temeroso de Dios (Dan. 6: 4). Luego, en el versículo siguiente, estos hombres dijeron:

“No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos contra él en relación con la ley de su Dios”.  Daniel 6:5

Daniel se había posicionado por el Señor. Él se decidió por Cristo y eso fue notorio. Los gobernadores y sátrapas del rey sabían este hecho. Debido a esto, los gobernadores y sátrapas incentivaron al rey a establecer un decreto real que consistía en que ningún hombre podía pedirle a otro dios, ni siquiera a otro hombre, que no se al rey y su dios. Si encontraban a alguien haciendo tales actos, sería arrojado al foso de los leones (Daniel 6: 7).

Cuando Daniel supo que el decreto había sido firmado, entró a su casa y con las ventanas de su cámara abiertas, las cuales daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día y oraba y dando gracias delante de Dios, como lo acostumbraba (Daniel 6:10).

Daniel no criticó a Dios ni murmuró. El solo oró. ¡Qué maravilloso principio! Cuando algo va en contra de nuestra fe, no podemos tener miedo, antes bien, necesitamos orar y clamar a Dios.

Cuando estos hombres vinieron a Daniel, lo encontraron orando y suplicando a Dios (Dan. 6:11). Al presenciar este hecho, rápidamente se lo informaron al rey.

El rey apreciaba mucho a Daniel e incluso dijo que haría algo para librarlo del decreto de esa ley (Dan. 6:14). Sin embargo, los gobernantes y los sátrapas le impidieron hacerlo, diciendo que la ley no se podría cambiar una vez que fue decretada (Dan. 6:15).

De esa manera, el rey se vio obligado a echar a Daniel al foso de los leones (Dan. 6:16), pues sus hombres lo habían presenciado orando a Dios.

¿Acaso vemos a Daniel en algún versículo reclamándole a Dios sobre esta situación? No. Daniel en ningún momento reclamó. Él ya había entregado sus sentimientos a Dios en sus oraciones y ¡ahora tenía confianza en que Dios lo salvaría! ¿Y tú, joven? ¿También oras creyendo? ¿O simplemente oras por orar? Daniel tenía fe en que Dios lo salvaría.

Por considerar mucho a Daniel, el rey no aceptó ningún instrumento musical para “celebrar”, ni comió nada esa noche (Dan. 6:18). Al día siguiente, el rey fue a la fosa de los leones para ver qué había sucedido y, para su sorpresa, ¡Daniel estaba vivo! (Dan. 6:20).

¡Qué maravilloso es el Señor! Muchas veces pasamos por situaciones en las que creemos que no vamos a conseguir salir “vivos”. Creemos que el mundo será más fuerte que nosotros. Pero nada supera el poder de la oración. En varios textos del Blog, ya hemos mencionado el poder de la oración. La oración tiene efectos poderosos. Cuando oramos, abrimos un camino a Dios para que ÉL interceda por nosotros en nuestras luchas y persecuciones.

La universidad, el colegio o el trabajo pueden ser una fosa de leones para ti. Quizás muchas veces pienses que no podrás salir ileso de ese entorno, pero si oras, ¡lo lograrás! Así como Daniel oró y no murmuró, nosotros también podemos orar y consagrar nuestro entorno al Señor. Cuando pertenecemos al Señor, Satanás no puede tocarnos. ¡Qué maravillosa lección! ¡Oh, Señor Jesús!

Después de tal acontecimiento en la vida de Daniel, el rey Darío escribió:

“A todos los pueblos, naciones y lenguas que habitan en toda la tierra: Paz os sea multiplicada. De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin. Él salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra; él ha librado a Daniel del poder de los leones” (Daniel 6:25-27).

Dada esta historia, podemos concluir que Dios no quiere simplemente quitarnos del foso de los leones, sino que quiere que confiemos en Él estando allí. Fue en el foso donde Daniel se encontró con el ángel del Señor y una vez más experimentó confiar en el Señor. Fue allí donde una vez más tuvo que depender totalmente de Dios. Que el Señor nos lleve a esta experiencia de no temer al sufrimiento, sino de temer a no tener al Señor con nosotros. Si Él está presente, ¡ni el fuego ni los leones nos dañarán!

¡Créelo!

REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE| SERIE LA VIDA QUE VENCE (6)

Querido lector, espero que tu corazón quede plenamente alegre en este momento. Para todos los que están acompañando esta serie y conociendo más de la vida de Dios, estamos siguiendo juntos un camino de crecimiento en esta vida y hoy te invito a llenarte de la alegría victoriosa que jamás cesará. Seguir leyendo “REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE| SERIE LA VIDA QUE VENCE (6)”

LA PRUEBA DE LA FE | SERIE “LA VIDA QUE VENCE (4)”

En el capítulo anterior vimos que es necesario tener fe en el hecho de que Cristo es nuestra victoria sobre el pecado. ¿Ya has pasado por situaciones en las que tu fe fue puesta a prueba? ¿O por momentos en los que creíste que no podrías ser victorioso? Ten en cuenta que hay razones por las cuales pasamos por tiempos de prueba.   Seguir leyendo “LA PRUEBA DE LA FE | SERIE “LA VIDA QUE VENCE (4)””

“¿POR QUÉ, SEÑOR?” – ENTIENDE PORQUÉ DIOS POSTERGA LA REALIZACIÓN DE LOS SUEÑOS

¿En algún momento de tu vida cuestionaste a Dios? ¿Llegaste a pensar que Él se había olvidado de tus sueños? “¿Por qué demoras, Señor?” o “¿qué hice mal para que no vuelvas realidad mis sueños?”. Entiende los motivos por los cuales Dios todavía no ha atendido los deseos de tu corazón; pero cree: ¡existe un motivo muy especial! Seguir leyendo ““¿POR QUÉ, SEÑOR?” – ENTIENDE PORQUÉ DIOS POSTERGA LA REALIZACIÓN DE LOS SUEÑOS”

¿ÉL SIGUE SIENDO BUENO?

Tal vez estés en un momento de tu vida, que aún sin querer puedes pensar: “Ah, Dios es bueno sólo con los demás. Mis planes, deseos y sueños no están sucediendo de la manera que quiero y necesito. Y si aún estoy en esta situación, es porque Él me debe haber dejado de lado. Estoy abandonado, Dios no me cuida”. Seguir leyendo “¿ÉL SIGUE SIENDO BUENO?”

Y SABEMOS…

“Debes creer con firmeza que las circunstancias de tu vida, es decir, todos los minutos de tu vida, además del curso entero de esa vida –todo, sí, todo lo que te sucede- te habrá ocurrido por voluntad y permiso suyo. Debes creer con firmeza que todo lo que te ha sucedido procede de Dios y es exactamente lo que necesitas”. -Mme. Guyon *

Seguir leyendo “Y SABEMOS…”

HÁGASE TU VOLUNTAD

Sin rodeos, me gustaba un chico de mi iglesia. ¡Espera! No voy a hablar de relaciones -soy pésima en eso— sin embargo, es un buen comienzo. Resumiendo, comencé a orar y buscar la dirección de Dios pues tenía la fuerte convicción de que no era el momento de pensar en esas cosas, ya que ambos éramos muy jóvenes. Sabía, también, que antes de entrar en una relación con alguien, primeramente debía tener una fuerte relación con Dios. Y así lo hice: participaba en conferencias y misiones, oraba, leía la Palabra y libros espirituales, oía música cristiana, tenía buen comportamiento, etc. Si bien por un lado disfrutaba de hacer todas esas actividades y pasar tiempo con el Señor, por otro lado sentía que si un día dejaba de hacer alguna de esas cosas iba a perder el “derecho” u “oportunidad” de “merecer” el amor de aquella persona por quien estaba orando. Seguir leyendo “HÁGASE TU VOLUNTAD”

JESÚS ES INCREÍBLE

En todos los lugares siempre hay alguien que se destaca. En medio de la multitud siempre podrás encontrar una persona asombrosa: aquella que habla con autoridad, que influencia a otros y sin importar cuál es el problema, ella siempre va a dar la solución; muchas veces, con pocas palabras. ¿Conoces alguien así? Puedo hasta decir que conozco personas que tienen autoridad, que al hablar demuestran mucha elocuencia. Sin embargo, sólo existe una a la que puedo llamar “increíble”. Esa persona es ¡Jesús! ¿Quieres saber por qué? Seguir leyendo “JESÚS ES INCREÍBLE”

LA PREGUNTA QUE DIOS ME HIZO

¿Ya le has hecho preguntas a Dios? ¿Le has llevado cuestiones que no entendías? ¡Cómo somos tan limitados para entender algunas cosas! ¿No es así? Y en el intento de entender, muchas veces le llevamos un montón de preguntas a Dios y deseamos que nos responda inmediatamente. Seguir leyendo “LA PREGUNTA QUE DIOS ME HIZO”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑